Has oído hablar de él y su nombre no puede faltar en las etiquetas de los productos cosméticos más populares. Quizás, hasta alguna de tus amigas lo ha utilizado en un tratamiento rejuvenecedor.

Y es que estamos hablando de uno de los productos más cotizados en el mundo de la belleza, el ácido hialurónico, presente en cada célula del organismo y que forma parte de todos los tejidos. Pero, por naturaleza, este va disminuyendo con el paso de los años y provoca que la piel pierda su tersura, firmeza y aparezcan las insoportables arrugas: uno de los signos más visibles, pero no los únicos.

Fue utilizado por primera vez en 1942, cuando Endre Balazs lo quiso patentar como sustituto del huevo en la producción del pan. Con estudios posteriores descubrió que pocas sustancias reunían tantas propiedades beneficiosas, pero no fue hasta 1996 que se empleó, por primera vez, en el mundo de la cosmética.

 

Funciones del ácido hialurónico en el cuerpo

Una de sus funciones principales es la de unirse con el agua para lubricar la piel y las partes móviles del cuerpo (articulaciones y músculos). Lamentablemente, su vida útil es muy limitada y el organismo debe producirlo y reponerlo constantemente.

El gran problema es que su presencia disminuye hasta en un 50 % a partir de los 40 años y es por eso que, en cuanto percibimos las primeras arrugas, corremos en busca de tratamientos anti edad que nos ayudarán a combatir su pérdida natural.

 

Bondades del ácido hialurónico

  • Produce en las articulaciones un efecto de amortiguación y protege los huesos.
  • Favorece la nutrición, hidratación y soporte de los folículos al cuero cabelludo.
  • Hidrata y crea una estructura carnosa en los labios, protegiéndolos del medio ambiente.
  • Hidrata, regenera, elimina las manchas, evita la aparición de arrugas y disminuye la flacidez en la piel del rostro.

El ácido hialurónico se utiliza en la medicina regenerativa y como marcador para diagnosticar diferentes patologías. Y lo mejor, no se han detectado efectos adversos, para suerte de sus seguidores.