La piel es el mayor órgano del cuerpo humano y su grosor varía desde 0,5 mm en los párpados hasta 4 mm en los talones. Nos protege del medio que nos rodea y a la vez, nos comunica y entrelaza con este.

La mayor parte de nuestro cuerpo se encuentra cubierto por ropa casi todo el tiempo, pero otras zonas como la cara, se encuentran expuestas de forma permanente. Sean o no visibles, todas deben ser protegidas y cuidadas con esmero, evitando así que sean invadidas por las temibles y desagradables manchas.

 

Y, ¿qué puede ocasionar manchas en la piel?

Las manchas son cambios de pigmentación que se producen en la piel. Los factores desencadenantes son diversos, pero entre los más frecuentes están: el sol, las infecciones por micosis y virus, enfermedades, genética, alimentación inadecuada, uso de antibióticos y píldoras anticonceptivas, envejecimiento o embarazo.

Cada piel exige un tratamiento particular prescrito por un dermatólogo. Sin embargo, la prevención y acción directa sobre el agente causal, son las soluciones más efectivas.

 

Cómo eliminar las manchas en la piel

Estos remedios muy simples te ayudarán a mejorar el estado de tu piel:

  • El limón: El ácido cítrico contribuye a exfoliar la piel, remueve las células muertas y permite emparejar los tonos.
  • Aloe vera: El gel de la planta aclara las manchas.
  • Papaya madura: La papaína reduce las células muertas y empareja el color de tu piel.
  • Cebolla: Muy efectiva para las manchas por envejecimiento.
  • Mascarilla de arroz, miel y leche: Poderoso antioxidante y regenerador. Mejora la circulación y firmeza de la piel.
  • El perejil, la zanahoria, el berro, el abedul, las fresas, la naranja, el tomate y el pepino, aportan nutrientes y reducen significativamente las manchas.

En la mayoría de los casos usarás el extracto solo o mezclado con leche, aceite vegetal y miel. Lo aplicarás suavemente sobre la piel durante unos minutos y enjuagarás posteriormente.

El éxito de estas recetas depende de tu constancia y de la frescura de los productos que emplees. Y sobre todo, evita exponerte al sol sin protección.